Este mes entraron en vigencia los cambios al esquema de política monetaria y cambiaria que se acordó con el FMI. Así, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) abandonó el uso de la tasa de interés como principal herramienta de política y pasamos a un nuevo régimen monetario. El BCRA definió para el dólar una banda de no intervención que va de los 34 a los 44 pesos. Piso y techo de la banda se actualizarán mensualmente a razón de 3% por período. Por encima del techo de la banda, el BCRA podrá (pero no está obligado) a intervenir por un monto de hasta u$s150 millones por día. Por debajo del piso de la banda, el BCRA está obligado a comprar dólares y en ese caso recompone sus reservas.

Al respecto, el economista Miguel Zielonka, director asociado de Econviews, explicó que “el control de agregados específicamente implica que el BCRA no puede aumentar la base monetaria, salvo por un ajuste estacional en diciembre y junio. Como la variable objetivo ha pasado a ser una cantidad (la base monetaria), ahora la tasa de interés y el tipo de cambio fluctúan libremente”.

Suscribite a la revista Cultura Inve$t de forma gratuita ahora → SUSCRIBITE

“El plan monetario es súper contractivo en términos monetarios. Al no aumentar la base monetaria a través de licitaciones diarias de Letras de Liquidez (Leliqs), donde los bancos ofrecen fondos al BCRA, la tasa de interés se mantiene en niveles muy altos y logra tentar a los inversores a mantener pesos y de esa manera tienen menos incentivo a comprar dólares o a consumirlos en bienes con su consecuente aumento de precios. A su vez, la alta tasa de las Leliqs empuja a los bancos a pagar mejores tasas de plazo fijo, ya que intermedia entre esos ahorros de empresas e individuos y el BCRA”.

“En mi opinión, este nuevo esquema busca cortar la inercia inflacionaria y estabilizar el mercado cambiario, luego de varios intentos fallidos”, resaltó Zielonka.

NUEVO MOMENTO DEL PESO “Con esta combinación de dólar y tasas de interés, es probable que se logre la estabilización cambiaria, de modo que como inversor veo una oportunidad para colocarse en pesos a tasas que son muy atractivas aunque obviamente no son libres de riesgo de depreciación. En caso de resultar exitoso este nuevo plan, no será gratuito para la actividad económica”, remarcó Miguel Zielonka.

De acuerdo al análisis de Gustavo Neffa, socio de Researchs for Traders (RFT), “el mercado irá buscando cuál es el valor del dólar de equilibrio, pero veo muy agresivo al Gobierno intentando mantener dentro de esas bandas al tipo de cambio, por dos lados. Uno por el torniquete monetario, donde se compromete a mantener la base monetaria en un valor bajo, lo que automáticamente eleva las tasas de interés. Y por otro lado, eleva las tasas de interés en forma discrecional a través de las licitaciones de las Leliqs, dándole al mercado una tasa de referencia mucho más alta. Eso significa que a través de esa vía, con tasas ultra altas, el tipo de cambio encontró un techo del cual muchos inversores empiezan a desarmar posiciones en dólares para pasarse a pesos”.

“Lentamente los inversores deberían ir saliendo del dólar para ir incursionando en las Lecaps, ya que ofrecen un retorno muy interesante para el perfil de riesgo. La diferencia con las Lebacs es que son un poco más largas y tienen un poco menos de liquidez. Además, están emitidas por el Tesoro”.

Para Daniel Vicien, director Comercial de Balanz Capital, hay buenas oportunidades en diversos tipos de instrumentos en pesos. “Muchos inversores, sobre todo los institucionales, han optado por invertir en bonos en pesos, porque la Badlar está muy alta. Hay bonos provinciales de buen crédito que están dando una Badlar +9 ó +10. Por tanto, se puede invertir en los bonos de la Provincia de Buenos Aires, que dan un spread sobre la Badlar entre 9 y 10 puntos, o también encontrar un instrumento de Mendoza en ese rango. Por otro lado, por un período, hasta que la inflación afloje, se podría invertir en bonos con ajuste CER. En este sentido, está el Boncer 21 (TC21) o el Boncer 20 (TC20), que están teniendo un spread interesante, con un margen sobre la inflación”.

“La situación se debería sostener, por lo menos hasta fin de año. El BCRA ya advirtió que el nivel de tasas alto lo va a mantener a esa fecha, en principio. Por tanto, es un nivel de tasas que hay que aprovechar. Los minoristas no acostumbrados a este tipo de instrumento pueden apuntar a fondos de inversión como Invertir Global, Balanz Ahorro o Deuda Soberana. Así, uno se cubre con carteras administradas por los fondos”, concluyó Vicien.

Suscribite a la revista Cultura Inve$t de forma gratuita ahora → SUSCRIBITE