Neuquén es un crédito subsoberano poco investigado y menos comprendido. Como parte de una visita de tres días a la provincia y a la cuenca de petróleo y gas no convencionales, el equipo de investigación de Balanz se reunió con funcionarios gubernamentales, líderes de la industria petrolera y gasífera y altos ejecutivos de otras empresas que operan esta región de gran potencial. Nos fuimos con una impresión extremadamente positiva de la gestión financiera del gobierno regional y de las perspectivas de una performance fiscal y niveles de deuda superiores para los próximos cinco años.

Suscribite a la revista Cultura Inve$t de forma gratuita ahora → SUSCRIBITE

Después de una recesión de casi ocho años en la industria argentina de petróleo y gas, Neuquén ha resistido la tormenta y ha duplicado su compromiso regulatorio y de infraestructura que es pronegocios y proinversión.

Si bien los números fiscales muestran un atisbo del potencial de cambio de la dinámica fiscal y de deuda de Neuquén, creemos que lo mejor aún está por venir. La provincia proyecta un superávit primario de $5.500 millones para 2018 y un pequeño superávit general. Estos números mostrarían un marcado contraste con los déficits primario y financiero de 2017. Para 2019, proyectamos un leve superávit fiscal general junto con algo de desapalancamiento adicional.

NEUQUÉN 2025 Ó 2028

Creemos que el NEU2025 es una “ganga” según lo que vimos en nuestro viaje a Neuquén y Vaca Muerta. Nuestras conversaciones con grandes jugadores de la industria del petróleo y gas argentina y mundial nos convencieron de que hay un incipiente potencial para una significativa expansión de la ventana de petróleo de Vaca Muerta, mientras que la producción de gas natural continuará expandiéndose en forma sólida, aunque a un paso más lento, hasta que el gasoducto principal y la capacidad de transporte sean suficientes.

Además, estamos convencidos de que el desempeño fiscal de Neuquén se va a subir a la ola del incremento de los ingresos por regalías y, también, la rápidamente creciente recaudación impositiva va a provocar un boom económico en la construcción, el comercio minorista y la infraestructura.

Tanto el Neuquén 2025 (sin garantía de regalías) como el Neuquén 2028 (con garantía de regalías) tienen durations similares (4,10 años y 3,98 años, respectivamente), pero se cotizan diferente. El NDT11 (2028) ofrece un rendimiento del 10,23% y el NEU25 lleva una TIR más jugosa de 12,94%. Si el rendimiento del NDT11 se reduce 200 puntos básicos de 10,23% a 8,23%, la ganancia de capital que acompaña el cupón de 8,625% sería del 8%. Dado el abrupto cambio de la dinámica fiscal y de deuda de Neuquén que esperamos en los próximos tres o cuatro años, nos vemos atraídos por el potencial de reducción del rendimiento del NEU2025.

Suscribite a la revista Cultura Inve$t de forma gratuita ahora → SUSCRIBITE

Nuestra visión principal es que el cambio de calidad crediticia de la provincia destaca a ambos bonos como una buena compra; y el NEU25 se destaca como valor excepcional. Para el NEU25 podríamos fácilmente predecir una TIR de 300 puntos básicos menos (o alrededor del 9,94% en los próximos dos años), lo que se traduce en una ganancia de capital del 12,4%, además del cupón de 7,5%.

Nuestra visión de mayor plazo es que una vez que el mundo descubra cuán rápido crece Vaca Muerta, estos bonos van a tener un considerable repunte.

Por | Equipo de Investigación de Balanz